Invertir en negocios de camiones. Por qué es mejor evitar ese tipo de inversión.

single-image

Desde hace unos pocos años se han vuelto “populares” algunas propuestas de inversión en camiones.

El modelo, básciamente, es el mismo siempre: una empresa “administradora” promueve el negocio convenciendo al inversionista de comprar un camión, el cual será administrado por la empresa promotora, la cual por un monto fijo y uno variable se hará cargo de toda la operación (adquirir carga para mover, contratar y administrar choferes, cobrar por los servicios, pagar seguros, etc).

La empresa administradora, no arriesga nada (esto por si solo debería levantar algunas alertas: ¿En qué tipo de negocio una de las partes corre con todo el riesgo y la otra parte ninguno?) todo el peso de la inversión recae en el inversionista.

El negocio de “trucking” es un negocio altamente competitivo, con grandes jugadores que dominan el mercado gracias a economías de escala, negocian precios rebajados para la compra o condiciones especiales de arrendamiento de los camiones al ser compradores “al por mayor”, igualmente con respecto a seguros, compra de repuestos y partes. Los costos con toda economía de escala disminuyen dejando una atractiva rentabilidad. Por contraste el inversionista de una sola unidad, que es administrada por un tercero corre con todos los costos como propietario de una sola unidad sin ningún beneficio de volúmen.

En general, el negocio de “trucking” camina sobre margenes muy estrechos que entregan un equilibrio que se puede romper fácilmente; por ejemplo, la cobranza no depende del operador, ya que por regla general los trabajos se pagan a 120 y hasta 180 días, lo usual es negociar con una compañía de factoraje para obtener fondos inmediatos con descuento. El porcentaje que se margina la compañía financiera, mientras que resuelve el problema de flujo de caja para el operador al mismo tiempo estrecha el margen de ganancia.

El negocio de camiones es muy dependiente de factores como el precio fluctuante de la gasolina, repuestos y condiciones ambientales. El invierno es particularmente duro para el negocio, pero para el operador-administrador no es problema dejar sin carga a un camión que no es suyo por varias semanas si las condiciones son dificiles y no hay nada que el propietario pueda hacer al respecto, especialmente porque muy frecuentemente quienes invierten en este tipo de negocio no están presentes o cercanos a la zona de operaciones y no hay absolutamente nada peor que un negocio donde no se tiene ninguna forma de intervenir directamente.

Invertir en “Trucking” para que un tercero administre y opere el camión es uno de los peores negocios donde invertir en Estados Unidos.

¿Estás pensando en invertir en un negocio en Estados Unidos y aún no sabes en que invet?

Eduardo Montesinos es un consultor especializado en asesorar empresarios en el establecimiento de negocios que cumplen los requisitos de visa E2. Con doce años de experiencia es tu mejor opción para dirigir tus proyectos de negocios.

Consúltanos ahora mismo

You may like